Implantes dentales

Actualmente, la terapia con implantes dentales se considera una técnica innovadora de restauración de la estética perdida o de la función dental deteriorada. La implantología ha sido evaluada científicamente y se ha practicado exitosamente en las últimas tres décadas por cirujanos y dentistas de todo el mundo, en virtud de las diversas ventajas que conlleva su implementación.

  • COMPARTIR:

Un implante es un vástago o raíz artificial fabricado con materiales biocompatibles como el titanio, hecho para ser insertado en el hueso maxilar o mandibular del paciente, de forma que sustituya la raíz de la pieza dental ausente y sirva como soporte sólido para la corona del diente colocando sobre él una pieza protésica.

Entre los implantes dentales que destacan por su avanzada tecnología están los Implantes Straumann. Basados en la libertad de acción y la simplicidad, este sistema está constituido por un kit al que puede recurrirse para cualquier indicación, así como una cartera única que incluye diversas superficies y materiales, además de incorporar tecnologías punta como SLActive® y Roxolid®.

El implante se fusiona con el hueso, es lo que se conoce técnicamente como osteointegración. A diferencia de una prótesis fija, que con todo y su sofisticación siempre será un objeto externo y extraño que puede generar alteraciones en los dientes y tejidos adyacentes, el implante dental una vez cicatrizado e integrado, queda fusionado con el hueso del maxilar a modo de raíz artificial, con lo que se recupera la función, la estética y la estabilidad de la arcada.

Los implantes mantienen su estructura facial. Los implantes tienen la virtud de transmitir la capacidad masticatoria al hueso maxilar, lo cual no ocurre cuando se utiliza una prótesis convencional o si faltan piezas dentales. Cuando falla esta capacidad, es probable que el hueso se reabsorba lentamente y que con el tiempo afecte los rasgos faciales.

Un ejemplo de lo anterior son los Implantes Straumann de la línea Tissue Level con superficie SLA®. Diseñados para mantener la distancia biológica, las piezas de esta línea son fáciles de colocar, mantener y restaurar. Además, un estudio independiente de amplio alcance determinó que tienen el riesgo más bajo de periimplantitis después de los nueve años.

También mantienen la estética y la funcionalidad bucal. Con los implantes, la estética y la función bucal van de la mano. Usar un implante es como tener un diente natural, lo cual significa mantener una sonrisa natural. Así, actividades naturales cotidianas como sonreír, hablar y comer pueden realizarse con total naturalidad y comodidad.

Es el caso de los implantes Straumann de la línea Bone Level, diseñada para ofrecer una estética destacada y una gran flexibilidad, en un contexto de naturalidad tanto en el aspecto como en la sensación que disfrutan los pacientes. Además, la gran gama de prótesis disponibles se adapta a cada indicación, lo cual garantiza la satisfacción.

Tampoco hará falta tallar dientes vecinos. Cuando se recurre a puentes convencionales se hace necesario tallar los dientes que rodean la zona tratada; al usar un implante la sustancia de los dientes circundantes permanece intacta, volviendo al concepto de odontología de mínima intervención.

En este sentido, cuando se trata de reducir la invasividad de los tratamientos, los Implantes Straumann permiten llevar a cabo tratamientos menos invasivos que favorecen la aceptación y la confianza de los pacientes, utilizando piezas más pequeñas con superficies mejoradas biológicamente, todo lo cual optimiza y reduce la complejidad de los tratamientos.

El procedimiento comienza con el respectivo diagnóstico, luego de revisar las imágenes radiográficas. Un requisito imprescindible es que exista suficiente hueso, ya que en los casos en los que el hueso maxilar se ha reabsorbido se hace necesario aplicar procedimientos de aumento óseo. En nuestra clínica le ofreceremos de la mano de nuestros profesionales, los tratamientos de regeneración de tejidos duros y blandos más innovadores en cuanto a técnicas y manejo tisular, desde la aplicación de biomateriales y membranas, hasta la utilización de hueso autólogo e injertos de tejido conectivo propio.

A continuación, se procede a la inserción del implante bajo anestesia local, después de la cual empieza una fase de cicatrización que puede durar entre dos semanas y unos pocos meses. Transcurrido este periodo, está todo correcto para confeccionar la prótesis o restauración que recuperará los objetivos de función y estética que se habían perdido.

En suma, los implantes Straumann son sinónimo de estética, naturalidad y tecnología punta, todo lo necesario para ofrecer las mejores soluciones a nuestros pacientes.

En dentalkiub somos líderes en tratamientos con implantes dentales en barcelona.

  • COMPARTIR:

Clínica Dental Barcelona dentalkiub

CONTACTO