¿Cuál es el tratamiento para los dientes podridos?

septiembre 14, 2021
septiembre 14, 2021 admin

Tener los dientes podridos es un problema bastante doloroso -y vergonzoso, si se localiza en la parte frontal-. No es grave, pero sí estaríamos hablando de un grado de deterioro bastante significativo como consecuencia de caries sin tratar y una higiene bucodental deficiente. En este post, te explicamos por qué se produce esta patología y qué tipo de tratamiento suele aplicarse en estos casos.

Tratamiento y prevención de los dientes podridos

El consumo relativamente habitual de alimentos azucarados o almidonados y no mantener una buena rutina de higiene bucal, termina por provocar dientes con caries. Cuando esa caries no se trata, termina derivando en lo que se viene a llamar dientes podridos. La sensibilidad dental, el dolor de dientes, dolor al ingerir alimentos fríos o calientes, son algunos de los síntomas de padecer una caries avanzada. La infección producida puede llegar a la pulpa del diente, causando mucho dolor y menoscabando nuestra capacidad para comer. Si no ponemos solución a esto, esos dientes podridos terminan rompiéndose o, incluso, cayéndose.
Por tanto, el tratamiento dependerá del alcance de la caries. Si no ha llegado a afectar a la pulpa, se elimina el tejido afectado y se aplica un empaste de composite. En caso de ser una muela, se realizará una reconstrucción de la misma siempre y cuando, como decimos, la caries no haya llegado a la raíz dental. Esto, se acompañaría de una funda o corona, si la pieza ha sufrido la pérdida de excesivo volumen. Sin embargo, cuando el problema es más severo, el tratamiento habitual es la extracción de la pieza afectada y su sustitución por un implante dental.

En cuanto a la prevención, teniendo en cuenta que se trata de un problema causado por un estado avanzado de caries, lo mejor es mantener una buena higiene oral diaria. El flúor contribuye a fortalecer el esmalte de los dientes, lo que dificulta la acción nociva de las caries. Ayúdate en tu limpieza diaria con hilo dental, cepillo interproximal, irrigador bucal y enjuagues bucales.

Como siempre, te aconsejamos no esperes a que el problema vaya a más y acudas a tu dentista al notar el menor síntoma. Por nuestra parte, estaremos encantados de hacerte una revisión para valorar el alcance de la caries. ¡Te esperamos!