Muelas del juicio. Síntomas, causas y cuándo extraerlas

Muelas del juicio

Sufrir un dolor de muelas no es una experiencia muy agradable. Como siempre que hablamos de higiene bucodental, lo más recomendable es la prevención; acudiendo periódicamente al dentista para evitar males mayores. Vamos a explicar cuáles son los síntomas, las causas y cuándo extraer las muelas del juicio. También llamadas terceros molares, las muelas del juicio son los últimos molares en aparecer y lo hacen en la parte posterior de la boca. Aunque no es una ciencia exacta, suelen crecer en la etapa tardía de la adolescencia de una persona, entre los 16 y los 25 años. Existe una creencia generalizada, en parte errónea, de que las muelas del juicio son inservibles y hay que extraerlas. Si bien es cierto que en muchas ocasiones presentan complicaciones, también hay muchos casos en los que salen y crecen sin ningún tipo de complicación.

Causas y síntomas del dolor de las muelas del juicio

Describimos algunos de los primeros síntomas relacionados con la muela del juicio para que puedas identificarlos y anticiparte a complicaciones más severas.

  • Sensación de presión. Es frecuente, cuando nos están saliendo las muelas del juicio, tener cierta sensación de presión de manera constante en la parte posterior de la mandíbula. Esta presión o ligera molestia suele aumentar cuando masticamos. Es en este momento en el que aconsejamos la visita al dentista de confianza
  • Dolor. Puede ser leve, moderado o, como lo solemos calificar cuando el dolor es muy fuerte, insoportable. A menudo, el dolor más o menos intenso va acompañado de sangrado (al cepillarnos los dientes) e inflamación de la zona afectada
  • Infección. La parte de la encía donde intenta emerger la muela del juicio es más favorable a acumular restos de comida. Aquí, las bacterias proliferan y provocan la infección. Para prevenir la infección recomendamos el cepillado después de cada comida, los enjuagues bucales, e incluso, el uso de un irrigador dental

El dolor de las muelas del juicio suele darse por dos causas:

  • A veces, la muela no emerge correctamente y deja hueco a la acumulación de residuos de alimentos que causa la caries
  • En otros casos, el dolor viene provocado porque la muela crece torcida. Puede ser debido a que desde el inicio crece torcida o porque no tiene sitio para crecer. En ambos casos, la muela termina empujando los molares adyacentes, y hasta sus raíces, lo que acarrea la malformación y otras complicaciones para estos dientes vecinos

¿Cuándo se recomienda extraerlas? Para responder a esto, volvemos a incidir en la importancia de acudir a consulta. Un odontólogo profesional será quien revise, valore y diagnostique el problema y si es necesaria la extracción de la muela o no.